RSS

Caja caliente y cocina solar

Caja caliente y cocina solar

Cocinar en el Instituto de Permacultura de Montsant significa explorar nuevos métodos de usar la energía. Una manera muy sencilla es la caja caliente. Basta tener una simple cesta en la cual se mete un material aislante que puede ser una manta, un saco de dormir o una almohada que permite mantener un cierto calor durante un largo tiempo. La caja caliente sirve bien para todo tipo de comida que necesita una cocción lenta como arroz o legumbres.

Recetas

Arroz: Medir el arroz y el agua (p.ej. 1 taza de arroz integral y 1,75 tazas de agua fría). Poner ambos ingredientes en una olla con un poco de sal y llevar a hervir. En este punto meter la olla en la caja caliente, taparla bien y dejar reposar aproximadamente 2 horas.

Yogur: Calentar leche hasta que tenga 37-42C. Añadir unas cucharas de yogur y meter en un bote con una tapa que cierre bien. Poner el bote en la caja caliente y dejar reposar por lo menos 8 horas o más según la temperatura alrededor.

El sol no solo sirve para calentar el agua de la ducha o para abastecer energía para la casa sino también para cocinar la comida. La cocina solar es un espejo parabólico que concentra los rayos solares en la superficie de la olla que ponemos en su centro. Una vez que esté bien orientado hacia el sol, la cocina solar alcanza rápidamente temperaturas altas. Así se calienta el agua para el té como el caldo de una sopa sin ningún otro gasto energético.

 
 

Termi-Compost

Termi-Compost

Existen muchas tipos de composts y cada uno también tiene muchas variantes.

Hoy vamos a explicar el termi-compost:

Es una manera muy rápida de hacer un compost con hierbajos o césped, estiércoles y aditivos minerales.

En el sistema, la degradación de la materia orgánica se hace por fermentación aeróbica (con oxígeno), bacteriana y es muy exotérmica (puede alcanzar hasta 70°C), por eso se llama “termi”compost. Cuanto más aislado se encuentra el sistema del exterior, menos desperdiciones calóricas se producen y más rápido se hace el compostaje. Así pues se recomienda también un volumen mínimo de 1m3 .

Material:

  • 4 palets
  • ramas
  • paja (opcional)
  • hierba o césped
  • estiércol de caballo (o de otro animal)
  • “especias” (ceniza 1/2, carbón 1/4 y basalto 1/4)
  • agua

Montaje:

Se disponen verticalmente los palets en el suelo y se juntan de tal manera que formen un cubo hueco de 1m3. Se atan los palets entre sí y se empieza a rellenar su interior.

Aislamos las aperturas de los palets desde el interior con libritos de pajas que tendrán una doble función: por un lado, evitan que se escape materia por los orificios de los palets y también aislan el sistema manteniendo el calor de la reacción de compostaje.

Relleno:

Antes de todo, disponemos en el fondo una capa fina de ramas para drenar el agua y evitar que se forme una reacción anaeróbica (sin oxígeno) en el fondo del compost. Luego alternamos en capas, la hierba y el estiércol. Intercalamos entre cada una de esas capas, 2 puñados de especias y un riego generoso. La última capa será de hierba o paja y se echará por encima de la altura máxima de los palets formando una cúpula (es una manera de compensar la pérdida de volumen de compost a medida que se va haciendo).

Claves del sistema:

  • El sistema necesita mantener si propio calor (aislamiento), cuyo catalizador es el nitrógeno (hierba). (Ojo!, si el sistema dispone de un exceso de nitrógeno, lo irá perdiendo en forma de gas y se empobrecerá el compost. El estiércol aporta carbono y muchísimos microorganismos (bacterias) necesarios a la reacción.
  • Los microorganismos necesitan un ambiente húmedo para multiplicarse y es imprescindible regarabundamente cada una de las capas). Si el sistema viene a perder parte de su humedad, entonces la reacción bacteriana de descomposición, se convertiría en una reacción fúngica, mucho más lenta.
  • Un buen compost tiene una mezcla apropiada de carbono e nitrogeno, en nuestro caso, un 25:1 más minerales (especias).
  • Se mezcla el compost a las 2 semanas y si las condiciones son óptimas de temperatura y humedad, estará listo a las 4 semanas.

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 8, 2011 en Horticultura

 

Ungüento de caléndula

Ungüento de caléndula:

Se usa el ungüento de caléndula para las inflamaciones, las ampollas, los forúnculos, los callos, las heridas, las quemaduras, el herpes…

Los principios activos se encuentras principamente en los pétalos.

La caléndula es una planta muy fácil de cultivar y es hasta invasora.

Ungüento de caléndula, ingredientes:

  • 1 L de aceite de oliva virgen extra
  • 300 g de pétalos de caléndula frescos
  • 125 g de cera de abeja virgen

Preparacion:

Recoger los pétalos

Llevar los pétalos a (40-50°C) a fuego muy bajo.

Dejar cocer 1h en la caja caliente (Recipiente con mantas aislantes que conservan el calor durante horas que permiten un gran ahorro de energía)

Después de una hora, separar las hojas del aceite filtrándolo.

Apurar el aceite.

Echar los copos de cera virgen de abeja en el aceite. Se lleva a unos 70°C para disolver la cera (punto de fusión de la cera: 65°C) y se deja enfriar toda la noche en el recipiente final con tapa.

Al día siguiente, ya está listo el ungüento para todo tipo de pupas 😉

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 8, 2011 en Plantas utiles

 

Recogida del tomillo

Tarde de recogida del tomillo con el grupo de la sesión de abril-junio 2011.

Finales de abril y principios de junio, es el último momento para recoger el tomillo en su punto de mayor perfume.

Es cuando el tomillo está en plena floración que desprende más perfume.

Se recoge la parte más joven de las ramas y con más flores posibles.

Es obvio que se debe dejar una parte de cada pie de tomillo sin recoger, para que la planta no sufra demasiado y vuelva a producir al año siguente. Y por otra parte, queremos que nuestras queridas abejas siguan encontrando polen en las flores de tomillo, que también les sirve de protección contra la varroa (ácaro parásito de las abejas).

Aquí tenéis el equipo feliz y “atomillado” 😉

En orden: Claudia, Borja, Michele, Marco,

Mario, Emma, Antje e Inés

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 3, 2011 en Plantas utiles

 

Cultivo de la patata

2 maneras de cultivar las patatas

Método convencional:

De manera convencional las patatas se siembran en filas, colocándolas directamente en el suelo separadas unos 30 cm entre si y recubriéndolas con tierra. Para más aprovechamiento, la patata de siembra se puede cortar en trozos que contengan al menos una yema. De cada uno de esos trozos saldrá una planta.

Una vez salen las primeras hojas, se aporcan las plantas, que consiste en coger tierra de los surcos (ahondándolos mientras se eliminan las hierbas que hayan salido) y colocarla junto a las plantas resubiendo el caballón. Así la planta dispone de mas anchura y altura para producir tubérculos.
Se repite el proceso varias veces conforme salen hierbas, hasta el momento de cosechar las patatas.
Este modo de cultivo requiere un riego frecuente y abundante abonado.

Método de cultivo bajo acolchado

En permacultura se utiliza el alcolchado del suelo imitando el manto de humus del bosque. Esa capa rica en materia organica, mantiene la humedad y la temperatura, reprime el crecimiento de malas hierbas, ofrece un ambiente próspero a todos los microorganismos y macroorganismos, que son quienes descomponen y ponen a disposicion los elementos nutritivos  a las plantas.
También evita la erosión y la compactación del suelo.

¿Cómo se hace?

Después de aplastar la cubierta vegetal, se riega bien y se dispone en el suelo una capa de varias hojas de periódico mojadas, procurando que queden bien solapadas y pegadas entre si. A continuación se echa una capa de compost, y sobre esta se colocan libros de paja bien ordenados y juntos, cubriendo todo el suelo.
Luego se van metiendo las patatas de siembra entre los ángulos de los libros de paja.

Comparacion de los 2 sistemas:

Convencional:

  • Ventajas:

La siembra es rápida, una vez que el suelo está limpio y labrado.
Las patatas germinan antes y la cosecha es precoz.

  • Inconvenientes:

Se necesita arar la tierra previamente y eliminar las hierbas
Hay que aporcar y desherbar varias veces (proceso muy cansino)
Necesita riego frecuente y abundante abonado.

Acolchado:

  • Ventajas

No requiere laboreo de la tierra
Una vez instalado, el sistema es casi independiente pues mantiene la humedad  (con muy poco riego) y los nutrientes necesarios para el crecimiento de las patatas.

No requiere quitar las malas hierbas en ningun momento del crecimiento de las patatas, el acolchado es suficiente para reprimir su crecimiento.

Protege del golpe de la lluvia y de la erosión

Estimula a los microorganismos del suelo, al protegerlos de las radiaciones solares, y manteniendo un equilibrio de humedad y temperatura.

Las patatas se recogen sin cavar, pues crecen por debajo de la paja.

  • Inconvenientes

La siembra puede ser hasta 5 veces mas laboriosa que en el método convencional, debido a las diferentes capas.

El crecimiento suele ser mas lento ya que las patatas deben pasar la capa de paja para alcanzar la luz.

 
1 comentario

Publicado por en mayo 3, 2011 en Horticultura